martes, 19 de febrero de 2013

Otras vidas



Veo caer los cerezos,
mientras mis lágrimas
también llaman a la muerte.

Cuerpos que no escapan
del destino finito,
pero almas que se entregan
a la eternidad.

El recuerdo de las palabras
es la eternidad.
El olvido de las palabras
es la sepultura.

Deborah Valado // Febrero 2013

1 comentario:

  1. Recordamos para no morir de olvido.
    Certeros versos.

    Saludos ;-)

    ResponderEliminar